hacienda happenings, clubpilotos hacienda happenings, clubpilotos

¡Gracias, Travel Blackboard!

To read this article online, please visit http://www.etravelblackboard.us/article/100400

  Wednesday, February 08, 2012
Hacienda de los Santos, Alamos

Cuando el polvo del desierto da paso a las calles empedradas y un festival alocado y divertido irrumpe el silencio de la tarde; cuando el sonido de la música te llena y te aprendes la letra casi sin querer; cuando, ya ronco y con los pies adoloridos, te encuentras frente a la hermosa fachada de la Hacienda de los Santos… es que por fin llegaste.

Según Leonard Cohen, un santo es aquél que trabajo entre el caos, pero que mantiene el equilibrio con amor. Entonces la Hacienda de los Santos es una maravilla santificada en esta ciudad de música y de fiesta, y nos deshacemos en el portal cuál chiquillos.

 

Las buganvillas adornan las paredes del patio, el cuál encierra una alberca de hermosa superficie pulida. Nos dan la bienvenida con un vaso de dulce agua de jamaica y nos quedamos embelezados mirando hacia la Sierra.

 

Se me había olvidado que hay ocasiones en que el hotel resulta ser el destino.

 

La Hacienda de los Santos cuenta con 27 habitaciones, suites y villas, cada una con nombre de santo. Entonces se me ocurre que estoy en el Cielo, porque aquí moran los santos… o por lo menos nos visitan mientras estamos dormidos.

 

Cada habitación tiene alma propia y su decoración es individual, pero aquí el confort es primordial: es casi imposible salirse de la cama por cómoda, y el cuarto de baño tiene detalles que ni siquiera sabía que me harían falta.

 

También cuentan con un teatro, además de comedores privados, en el sentido de que aún cuando están llenos, siempre te encuentran un rinconcito sereno.

 

Luego de una noche de ópera y música en las calles, regresamos a nuestras habitaciones y encontramos la chimenea encendida, la alberca afuera rodeada de velas y una botella de tequila Murmullo (sólo uno de los 400+ tequilas que forman parte de la colección del bar) esperándonos en la Villa Presidencial.

 

“¿Necesita un jardinero?” le pregunto al dueño, Jim Swickard. Él piensa que estoy relajando, pero es que el Álamos dentro y fuera de las paredes de la Hacienda de los Santos tiene el poder de seducir al turista y convertirlo en residente, y yo me quiero quedar aquí, en esta Casa de los Santos, el mayor tiempo posible.

 

Fotos cortesía Hacienda de los Santos

 

Para más información, visite www.haciendadelossantos.com

 

Source = e-Travel Blackboard: Gaya Avery

This entry was posted on jueves, febrero 9th, 2012 at %H:%M 07Thu, 09 Feb 2012 19:06:16 +000016. and is filed under Uncategorized. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.