the_experience

La experiencia

 

 

Hacienda de los Santos Resort and Spa is located just two blocks from the town’s main plaza, the mercado, or marketplace, and the cathedral, which means everything is literally just steps from the front door—no need for a car.

 

As you enter the antique double doors, the atmosphere is that of a lavish private residence. You’ll be welcomed as a member of the family, with a smile and a cool drink as your luggage is whisked off to your suite. Check-in is effortless, and you’ll soon find yourself strolling around the gardens on your way to grab a bite, browse a magazine on an antique table or pick a novel to accompany your stay from one of the many well-stocked bookcases in the library.

 

All you really have to do… is relax.

 

Privacy is one of the ultimate luxuries offered by Hacienda de los Santos Resort and Spa. Enchanting stone walkways curve throughout the property, inviting guests to indulge in a leisurely stroll amongst the fragrant citrus and exotic foliage. Our beautifully appointed guestrooms, estate suites and villas are set in this oasis, inviting serenity and quiet reflection. Each room is resplendent in Old World charm, many appointed with a breathtaking collection of Spanish Colonial antiques, tiles and artifacts. Mount Alamos provides a striking visual backdrop.

 

Days are filled with any of the many activities we have available or simply, not much at all. Head to the theater after breakfast for a morning matinee snuggled down on one of the comfortable leather couches, follow up on that back on a lounge chair by the pool, or indulge in that afternoon nap you’ve always wanted. You might also want to take in an interesting chat on architecture, history or the ecosystem of the Sierra Madre, hosted in English by a local expert.

 

Nightlife follows the easy pace of Alamos. Dinner and drinks can be enjoyed under the arches on cool evenings; most nights accompanied by the sounds of Ramon Alcantar singing romantic ballads, or pick your favorite Tequila from the collection in our revolutionary era cantina. The pristine night sky puts on quite a show in the evenings, which can be enjoyed from the Hacienda’s mirador (observation deck). On special occasions (and we do so enjoy them), we’ll have a party at the Sugar Mill with live music.

 

Outside the Hacienda walls, mariachi bands liven up the plaza, and the sweet life of a true small Mexican village at its best awaits you…

La Hacienda de los Santos está ubicada a tan solo dos cuadras de la plaza principal del pueblo, del mercado y de la catedral. En otras palabras, todo literalmente le queda a pasos de su puerta—no hay necesidad de alquilar un carro.

 

Al pasar por las enormes puertas dobles sentirá que está llegando a una hermosa residencia privada. Aquí le dan la bienvenida tal y como si fuera un miembro de la familia. Le brindarán una sonrisa y una bebida fría mientras su equipaje desaparece discretamente del vestíbulo y reaparece en unos minutos en su habitación.

 

El check-in ocurren en pocos minutos, y pronto estará pasando por los portales para admirar los jardines, buscando el restaurante para sentarse a comer algo rico o acomodándose en un sillón con vista a la alberca para leer una novela prestada de nuestra biblioteca.

 

Aquí en la Hacienda hay un solo mandato: el relax…

 

La discreción y la privacidad son lujos que abundan en la Hacienda de los Santos Resort and Spa. Existen primorosos caminos de piedra que se pierden entre los jardines repletos de flores y plantas exótico, perfectos para un encuentro entre dos. En este oasis se encuentran ubicadas nuestras hermosas habitaciones, suites y villas, rodeadas del canto de los pájaros y el susurro de las hojas. Cada habitación está decorada en el estilo colonial, muchas además sirven de fondo para nuestra extensa colección de antigüedades, ex votos y detalles restaurados. Afuera, la Sierra domina el paisaje.

 

Durante el día podrá disfrutar de las muchas actividades que tenemos disponibles, o simplemente descansar y ver pasar las horas tranquilamente y sin prisa. Luego del desayuno visite el Teatro para una matinée cómodamente sentado en uno de los sillones de piel, salga de ahí a asolearse un rato en la alberca o regrese a la habitación para esa siesta que tanto anhela cuando está en casa. Si así lo desea, puede acompañarnos a escuchar alguna de las charlas que presentamos en la biblioteca acerca de la arquitectura del lugar, su historia o el ecosistema de la Sierra Madre.

 

Las actividades nocturnas en la Hacienda siguen el mismo paso tranquilo del pueblo. Cuando baja el sol y baja la temperatura, puede disfrutar de la cena y la bebida de su preferencia bajo los portales, acompañado por un guitara romántico, o quizás prefiera probar los diferentes tequilas que servimos en nuestra cantina, que data de la época de la Revolución.

 

El cielo aquí es prístino, y el espectáculo de estrellas se puede disfrutar a gusto desde nuestro mirador. En ocasiones especiales (¡y es que nos encantan!) hacemos fiestas con música en vivo en el Trapiche.

 

Afuera en el pueblo, las noches en la plaza están llenas de la música de los mariachis y las estudiantinas. Es aquí dónde le espera lo mejor de la vida en un pueblito mexicano…

Secure Online Reservation Form

Click here for reservations