hacienda happenings, clubpilotos hacienda happenings, clubpilotos

La vida es un viaje

El miedo a México

 

¿Es seguro viajar a México?

 

Judith Fein de Life Is a Trip

 

“¿Vas a México?,” me preguntaban mis amigos. “¿Qué no sabes la violencia que ocurre en ese país y cómo están matando a la gente en las calles?”

 

Para efectos de transparencia permítanme decirles que no sufro de deficiencias cuando de miedo se trata. No me atrae para nada la idea de que alguien cuelgue mi cabeza sin cuerpo de un poste. Y menos que me encuentre un grupo de niños locales metida dentro de una bolsa negra de basura doblada en posición fetal y sin pulso.

 

Entonces, ¿por qué me atrae ir a México? Amigos, les invito a que lean a continuación…

 

En la primavera del 2011 fui a Ixtapa y a Zihuatanejo. ¿Problemas? Los tuve. Y es que no me podía decidir entre un sabor de margarita o el otro. En octubre del año pasado fui a Chiapas y a Tabasco. ¿Peligré? Pues sí: peligré de no querer presentarme a mi vuelo de regreso. Además—y lo cuento con carne de gallina—acabo de regresar de Sonora, México. Puedes llegar ahí manejando desde Tucson, Arizona. Y tienes que cruzar la aterradora frontera.

 

En esta ocasión recibí tantos correos electrónicos despidiéndose de mi en el plano terrenal que decidí investigar un poco. Fui a platicar con la policía en Álamos, un encantador pueblo colonial estilo andaluz. De hecho, habían tres policías parados en el medio de la calle durante uno de los festivales de música más grandes del mundo en honor al Dr. Ortíz Tirado.

 

Cuando la audiencia salió del edificio luego de disfrutar de una presentación de la ópera se pusieron a seguir unos músicos disfrazados en un desfile que llaman “callejoneada,” durante la cual se sirven vino cargado por un burro y todos disfrutan a plenitud. Luego se desplazaron al otro lado de la ciudad, en dónde los locales estaban bailando al ritmo de un grupo musical puertorriqueño.

 

“Qué tal su trabajo, ¿es muy peligroso?” le pregunté a los oficiales.

 

Me miraron como si acabara de bajar de la luna.

 

“Sí. Es muy peligroso… pero por aburrido,” dijo uno con una sonrisa. “No tenemos nada que hacer. Me gustaría poder bailar.”

 

Ese día le escribí a todas mis amistades que no dejaran de planificar sus vidas por esperar la fecha de mi funeral.

 

A la mañana siguiente me deslicé entre los fiesteros vestidos con zancos y máscaras para hablar con Joaquín Navarro, el alcalde de Álamos, quien además es doctor.

 

“¿Es muy peligroso vivir aquí?” le pregunté.

 

Se echó a reír. Es un político muy reconocido y no tenía ni guardaespaldas ni estaba armado. Ofreció llevarme a visitar una casa encantada. Según él eso sí era peligroso.

 

En la hermosa Hacienda de los Santos, en dónde me hospedé, también corrí peligro de fijarme demasiado en la colección de arte mexicano, de que se me fueran los ojos con tanta joyería de plata fina y de comer demasiado sentada en los portales con vista al precioso jardín. A mi lado estaba sentado un hombre de negocios muy adinerado, maravillado que su excelente cena a cinco tiempos con filete mignon sólo le costara $27 USD.

 

Así que ahí lo tienen, amigos. Aún traigo la cabeza pegada al cuello. Regresé a mi casa con una maleta llena de artesanía. Y aunque sí hay algunas regiones de México que ciertamente no visitaría en estos momentos, no dudaría en darme un viaje al resto de México en un santiamén. Es más, en medio santiamén.

 

Y mientras escribo aquí sentada envuelta en un lanudo suéter rojo, corro el peligro de arrancármelo de un jalón y salir corriendo de vuelta al calorcito acogedor de Sonora.

 

Todas las fotos son de Paul Ross

 

Judith Fein es una galardonada periodista de viajes que ha escrito para más de 100 publicaciones. Es la autora del aclamado libro LIFE IS A TRIP: The Transformative Magic of Travel. Algunas veces se lleva compañeros de viaje. Su sitio en la Red es www.GlobalAdventure.us.

 

 

 

 

This entry was posted on jueves, marzo 1st, 2012 at %H:%M 12Thu, 01 Mar 2012 00:29:00 +000000. and is filed under Uncategorized. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.