Catedral de la Purisima Concepción

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en English.

(English) Frances Shultz Blog

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en English.

Fiestas Patrias

 

 15 al 16 de Septiembre 2012

Fiestas Patrias en Álamos
Hacienda de los Santos Resort & Spa

 


En la madrugada del 16 de septiembre de 1810, el cura Miguel Hidalgo y Costilla tocó las campanas de su parroquia en Dolores, Guanajuato, dando el famoso llamado a sus compatriotas a levantarse en contra de la autoridad virreinal de la Nueva España. Con este Grito comenzó formalmente la Guerra de Independencia de México, la cual duró diez largos años.

Hoy en día, la celebración de esta prueba tan difícil dura el mes entero de septiembre, culminando en la noche del 15. Las calles de Álamos quedan decoradas con banderas y guirnaldas en brillantes tonos patrióticos. Al caer la noche, los ciudadanos aquí y en todo el país se reúnen en sus respectivos zócalos, engalanados con ropas típicas de charro, de china poblana, o atuendos indígenas. Mínimo, expresan su sentir con blusas, faldas o camisas que despliegan los tres colores de la bandera. En el Palacio, las parejas bailan al son de la música en vivo y los mariachis cantan de corazón a su República.

Al pasar las horas, el pueblo entero se prepara para el Grito. A las 11 de la noche a través del país entero, el Presidente de la República y cada uno de los presidentes municipales repiten el ritual comenzado por el padre Hidalgo. Se lanzan los fuegos artificiales y los tronadores, suenan las campanas, vuelve a sonar la música y miles de banderas agitan el aire: ¡Viva México! ¡Viva!

La celebración continúa el día 16 con divertidos desfiles de escolares disfrazados con vestidos de época, acompañados de charros desplegando sus destrezas de equitación por las calles empedradas. Este es el día para disfrutar de las delicias típicas mexicanas: el exquisito pozole; las enchiladas verdes, blancas y rojas hechas con deliciosa pechuga de pollo con jitomate y lechuga y una deliciosa salsa sonorense; los elotes frescos; las ricas tostadas y, por supuesto, ¡mucho tequila para celebrar!

¡Le invitamos a compartir esta emocionante celebración junto a la Hacienda de los Santos Resort & Spa y el pueblo entero de Álamos!

¡La Hacienda Celebra La
Independencia!


Paquetes de Fin de Semana Patrio:

Disfrute de 2 noches en Habitación Hacienda King

  • Una Comida para dos personas – Buffet Platillos Mexicanos
  • Dos Cupones de descuento de $250 cada uno para usarlo en el Spa La Dulce Vida
  • Margaritas de Bienvenida
  • Desayunos Completos para dos personas

Habitación Hacienda King: $3,200 pesos por pareja, más impuestos

Habitación Estate Suite: $4,000 pesos por pareja, más impuestos

Habitación Master Suite: $4,800 pesos por pareja, más impuestos

Una Noche Estancia: $2,200 pesos por pareja más impuestos. Solo incluye desayuno completo.

No Incluye Propinas. Valido solo los días 14, 15 y 16 Septiembre 2012.

647-428-0222

elviahacienda@hotmail.com

Sonora, el esplendido de México

Álamos, un pequeño pueblo en el expansivo desierto mexicano, provoca magia y belleza por Sharon Spence Leib.

 

Álamos, un pequeño pueblo en el expansivo desierto mexicano, provoca magia y belleza por Sharon Spence Leib.

Sonora, el estado más grande de México, toma su tiempo en revelar sus tesoros. Llegando a Hermosillo, “La Ciudad del Sol”, pasamos una tarde inspirante en el Museo de Arte de Sonora. Pasamos en alegría por las galerías que cuentan con arte fascinante de Picasso, Magritte, y Botero. Al siguiente dia, exploramos un poco en el gran desierto de Sonora, tomando la vista de los saguaros respaldados por puestos de taquería y un horizonte infinitivo. Unas horas después, llegamos a Álamos, uno de los encantados “Pueblos Mágicos” de México.

“Bienvenidos a Álamos” anuncia el autor e historia Juan Vidal Castillo, quien nos acompaña en el camión. “Fundada en 1691, Álamos es uno de los más conservados pueblos coloniales. En 1790, éramos en pueblo minero más producente del mundo en plata y cobre. Hoy, Álamos es conocido por sus bellos festivales de arte y música, y por sus lindas haciendas restauradas. En 2001, nos convertimos en un monumento nacional histórico y en 2005, fuimos designados como uno de los 22 “Pueblos Mágicos” de México.

Los colores de la vida mexicana

Nuestro camión navega por callejones empedrados frente a los portales de casonas coloniales de la época española pintados en colores morados, dorados, limos, y anaranjados. Llegamos a Hacienda de los Santos, donde los dueños estadounidenses Jim y Nancy Swickard nos llevan a un mundo lleno de lujo impresionante. El son de la guitarra cruza el patio lleno de buganvilias anaranjadas y rosas. Fuentes dan agua al lado de albercas preciosas. Guanacastes de cientos de años de edad dan sombra arriba de sillones lujosos. Un caballos nos tiene la mirada desde el arroyo por abajo. ¿Quién sabía que el desierto sonorense era un lugar de tanta serenidad?

“Por favor acompáñanos a almorzar en nuestro Agave Café” ofrecen los Swickard. Con guacamole fresca, sopa de taco, tacos de pescados picosos, y margaritas esplendidas, admiramos la decoración elegante de Nancy: paredes brillosas adornadas con pinturas coloridas. Piñatas caseras están colgadas arribas de nuestras mesas—hechas en forma de soles, ángeles, pollos, y incluso hasta Frieda Kahlo.

“Estadounidenses empezaron a mudarse a Álamos en 1946” nos dice Jim. “La gente quería restaurar las mansiones coloniales españoles. Nosotros empezamos a trabajar en la Hacienda de los Santos en 1989, y en 1998 lo abrimos como un hotel boutique de lujo”.

Luego nos enteramos de que en 2005, la gobernadora de Arizona, Janet Napolitano, y el gobernador sonorense, Eduardo Bours, honoraron a los Swickards por sus obras humanitarias en Álamos por medio del premio Álvaro Obregón, nombrado por el presidente revolucionario mexicanos. Ahora, viajeros de todas partes del mundo vienen a Hacienda de los Santos para disfrutar de un destino lleno de habitaciones lindas, albercas, jardines, gastronomía, un spa, y arquitectura española. Toma un curso de cocina y joyería, relájese en La Dulce Vida Spa, y simplemente oiga los pájaros cantando en los árboles.

Música en el desierto

Por todo el año, Álamos sirve como sede de varios festivales de arte y de música. Cada enero, el pueblo explota en canto y baile con el Festival Cultural Dr. Alfonso Ortiz Tirado, presentando opera de clase mundial, orquestas, jazz, y música latina.

Caminado en la noche estrellada, nos encontramos con una banda alegre en la calle. Llamada “la Estudiantina”, los músicos se visten con capas negras dramáticas al estilo de los estudiantes españoles de los 1100s. Tocando guitarras y cellos, cantan canciones de dominio popular mientras caminan por las calles del pueblo. Los seguimos, cantando y chupando vino de un barril puesto arriba de un burro que sigue la procesión. Le toco el cabello y me brinda la mirada, como si dijera “señora, acercase y disfrute de la magia…”

Álamos es romántico de noche, adornado con una corona de estrellas brillantes. Pasamos por un callejón para llegar a la plaza, donde el catedral brilla como una nave especial. Familias bailan en la calle. En este “Pueblo Mágico” llamado Álamos, hay magia en cada rincón.

Dulces sorpresas sonorenses

Por Laura van Hoff

Estoy casi segura que la frase que más usé durante mi reciente viaje a Sonora fue: “Wow, ¿en serio?” Para el que visita a Sonora por primera vez hay una sorpresa alrededor de cada esquina, y hay razones de sobra para regresar una y otra vez. En Álamos, la calidez y la alegría de su gente, la autenticidad de este pueblo colonial de calles empedradas y la estrella de la película, el hotel boutique de lujo Hacienda de los Santos, me robaron el corazón a primera vista.

En San Carlos, el drama de los picos volcánicos descendiendo al mar azul me tentó a explorarlo más de cerca por bote, y lo que descubrí me dejó sin aliento. Una vez más, quedé tan sorprendida como encantada. Y ni hablar del museo de arte en el modesto pueblo de Hermosillo, tan increíble que estoy loca por volver simplemente por ver qué nueva exhibición traerá el director que con tanta pasión lo cuida. Inevitable el “wow.” En triplicado.

Los destinos sorprendentes son mucho más divertidos si no tienes ni idea de los muchos tesoros que encierran. No quiero dañarles la sorpresa, pero es que… Realmente se los tengo que decir. Sonora ofrece unas delicias muy particulares, y es un destino que está loco por darles la bienvenida con un gran abrazo.

 

 

 

Alamos

La calidez de Álamos y su gente

El pueblo de Álamos es una joyita colonial, comparado muchas veces con San Miguel de Allende, sólo que en una versión más pequeña y más tranquila, estilo los días antes de que San Miguel se llenara de tantos visitantes. Escondido en la región más sureña del estado de Sonora en las faldas de la Sierra Madre Occidental, Álamos tiene una cierta gracia, esa que proviene de tener un pasado adinerado y rico en cultura. Fueron las minas de cobre y de plata que derramaron sobre Álamos una riqueza incomparable en aquéllos tiempos. El pueblo en sí fue diseñado por los conquistadores españoles, quienes buscaban recrear su ciudad natal de Andalucía. Hoy en día retiene la imagen de un pueblo mexicano de ensueño, y es considerado un Monumento Histórico Nacional (también la UNESCO lo está considerando para la categoría de Patrimonio Cultural de la Humanidad.)

La entrada al pueblo, con sus estrechas calles empedradas, da paso a una plaza con un pequeño parque en el centro y una catedral clásica a un lado. El pueblo es compacto y fácil de caminar, y contiene todo lo que uno puede desear: portones de hierro forjado encajados en altas paredes de adobe, permitiendo atisbar jardines privados y el encantador mundo que les rodea; vendedores ambulantes anunciando deliciosos manjares; niños felices jugando aquí y allá; ciudadanos amables en cada esquina; restaurantes para pasar la tarde y un hotel del cual jamás querrá salir.

Álamos parece estar lleno de personas felices. Te darán una cálida bienvenida a dónde quiera que vayas y hay niños de todas las edades corriendo por doquier. Se palpa una vitalidad innegable.

Hacienda de los Santos

La Hacienda de los Santos ofrece un hermoso santuario para retirarse del mundanal ruido. Detrás de sus muros de adobe auténtico encontrará fuentes, estatuas contemplando su imagen en albercas forradas de azulejos, jardines que son una explosión de perfume y de color, un spa suntuoso, un espacio para golf y más. Afuera, las chimeneas al aire libre rodeadas de cómodos sillones ofrecen espacios privados para estar solos, leer un libro o simplemente disfrutar de la tranquilidad del lugar.

Las múltiples salas de estar, también dotadas de chimeneas además de juegos de mesa y libros, te dan la impresión de que estás de visita en casa de un buen amigo. A uno se le pueden pasar los días descubriendo la impresionante colección de arte y objetos históricos que llenan el lugar: un ángel flotando por encima del lintel, un soldado a caballo supervisando la regadera… Hay sorpresas por doquier.

Los dueños, Jim y Nancy Swickard, originalmente de los Estados Unidos, han creado un oasis en el corazón del tranquilo (y muy seguro) pueblo de Álamos. Durante los pasados 24 años le han dado una cálida bienvenida a huéspedes locales, dignatarios de alrededor del mundo, pilotos (tienen un hangar privado y un club súper cool para los pilotos) además de viajeros de los Estados Unidos y demás puntos del globo terráqueo. Es uno de esos lugares que te enamoran perdidamente desde el primer momento, y al que quieres regresar una y otra vez.

Cada una de las 9 habitaciones y las 14 suites de la Hacienda han sido decoradas personalmente por Nancy y su exquisito gusto por la buena vida. Cada habitación tiene como mínimo una chimenea, y las suites tiene dos o tres. Hay un total de 60 chimeneas en la propiedad, la mayoría en estancias íntimas disponibles para los huéspedes o en las salas de estar compartidas. Los tradicionales y vivos colores mexicanos agradan la vista, y los cómodos muebles hacen contrapunto con sus tonos tierra. Todas las habitaciones tienen paredes de adobe y hermosos detalles arquitectónicos como techos con vigas, pisos de cantera, enormes puertas de madera y mucho más.

Los dueños contrataron artistas y artesanos locales para restaurar y crear cada rincón de esta magnífica hacienda. A cada vuelta de cada esquina encontrarás una sorpresa encantadora. Dos túneles con techos en forma de arco conectan las diferentes áreas de la propiedad, convirtiendo hasta la ida a la habitación en una aventura. Las paredes del túnel de ladrillos está colgadas con cuadros enmarcando galardones y artículos escritos acerca del hotel, un recordatorio de que este nuevo amor que sientes lo compartes con un sinnúmero de personas muy reconocidas.

Este cálido túnel color ocre está iluminado por recuadros de luz y es tan divertido que hasta te alegras al darte cuenta de que olvidaste algo en tu habitación y te toca pasar por él unas cuántas veces más. Te sientes como si estuvieras en una versión clandestina de Alicia en el País de las Maravillas… es una deliciosa sorpresa salir en cualquiera de las dos direcciones. Un elegante puente cubierto de brillantes buganvillas moradas te conecta con las áreas comunes del hotel: los restaurantes, la cantina y el teatro.

El spa, un espacio íntimo y tranquilo escondido tras una pared de adobe en una esquina de las instalaciones, ofrece un menú completo de tratamientos tradicionales. Los precios son razonables y las cabinas son adorables.

Casi todas las noches hay música romántica de guitarra en vivo para los huéspedes. Para eventos especiales y grupos los hoteleros organizan una presentación del Ballet Folklórico (un grupo de 40 artistas de la Universidad de Sonora), de La Estudiantina (un grupo de 15 jóvenes vestidos en trajes españoles del siglo 18 que cantan y bailan) o de un trío que canta música española acompañado de guitarras.

La Hacienda de los Santos ha recibido un caudal de galardones, incluyendo artículos en Architectural Digest y AOPA Pilot (una revista con audiencia de 350 mil pilotos sólo para el club y los aviones privados), y de parte de los Trip Advisor Awards 2012 fue nombrado Top 25 Traveler Award Hotels of Mexico (#12) y Top 25 Traveler Relaxation/Spa Hotels of Mexico (#4). Además es un miembro por excelencia de la prestigiosa colección de Hoteles Boutique de México.

Este hotel es una labor de amor creada por los Swickards, quienes compraron la hacienda de 300 años en 1989, y la combinaron con varios otros edificios para crear el complejo que existe hoy en día. Su pasión por Álamos es tal que ambos han recibido galardones de parte de la entonces Gobernadora del estado de Arizona, Janet Napolitano, y el Gobernador de Sonora, Eduardo Bours, por su labor humanitaria en Sonora. Han recibido además el Premio Álvaro Obregón, la primera vez que fuera otorgado a personas extranjeras. Con tan sólo caminar por la Hacienda se palpa el hecho de que estos dueños han invertido el alma y el corazón en su inmueble y en la comunidad que le rodea.

Para eventos en grupo existe una instalación al lado del aeropuerto que puede acomodar hasta 100 invitados en un espacio interior y exterior. El hotel puede hacer arreglos para agasajar a los invitados; además, hasta 20 de ellos pueden llegar al evento a caballo. También tienen un divertido autobús para los que prefieran llegar sobre ruedas.

Las cenas privadas son una especialidad, organizadas en cualquier rincón de los jardines, en tu patio privado, en el comedor colonial, en el área bajo techo al lado de la cantina, en un recoveco con chimenea o, cuando el tiempo lo permite, en el Treetop Grill, un comedor privado en el techo con todo y barra.

El muy atento personal está al pendiente de encender las chimeneas y asegurarse de que la leña no falte. En mi caso, le pedí al encantador Mario si podía prender la chimenea en mi suite justo antes de mi regreso de la cena, para que mi hermosa suite se viera tan preciosa como la de una reina. El personal es muy complaciente, y lo cumplen todo con la gracia y la calidez típica de los sonorenses.

Los precios en la Hacienda de los Santos fluctúan de los $155 a los $950 USD dependiendo de la época del año, e incluyen el desayuno. Se puede añadir un plan de alimentos por $45 USD por persona por día para disfrutar de los encantadores restaurantes, escogiendo de un menú abierto. Todas las habitaciones son primorosas, así que no importa la categoría que escojas, siempre sales ganando. Yo me hospedé en la Suite Presidencial, mi suite favorita de todas, con cuatro chimeneas (en la recámara, la sala de estar, el baño y en la galería), dos hermosos baños, techos con vigas, pisos de cantera y una enorme y romántica cama King.

Los restaurantes de Álamos

Hacienda de Los Santos

Aquí puedes disfrutar de tres opciones divinas para la comida. El Agave Café es un área casual repleto de piezas de arte de gran colorido y adornos mexicanos por todas partes. Santiago’s Restaurant es más formal y romántico, con varias chimeneas, algunas con una mesa para dos al frente, y salas pequeñas con arcos que abren al patio, pinturas en marcos dorados y un aire apacible. El patio tiene varias mesas acomodadas bajo los portales o entre las plantas florecidas en el jardín, donde te acompaña del murmullo de la fuente.

La sopa de chile verde es tan deliciosa como se ve. La sangría viene en un vaso donde lucen las capas de fruta y también es hermosa y riquísima. La encantadora cantina contiene la increíble y muy codiciada colección de tequila de Jim con más de 500 botellas a su nombre. ¿Qué te parece un caballito de un tequila que sólo encontrarás aquí por el módico precio de $300 USD? No hay que preocuparse, que también encontrarás delicias por sólo $3.00 USD por caballito. Si te interesa explorar esta colección y aprender un poco más acerca de esta bebida Jim puede organizar una degustación de tequila además de un curso de 90 minutos acerca del origen, la creación y la cata del tequila.

Los Swickards siempre han tenido un compromiso con la comunidad, por lo tanto, todos los cocineros y los chefs en la Hacienda de los Santos son de Álamos y aprendieron su arte de chefs profesionales de Santa Fe, Tucson y la Cd. de México. En la alegre cocina de azulejos verdes también dan clases de cocina por arreglo previo.

Qué hacer en Álamos

Un festival de música a nivel mundial, una exhibición de plata, avistar aves y mucho más

En Álamos se celebra un festival musical tan especial que cada año atrae a personas de alrededor del mundo. El Festival Cultural Alfonso Ortiz Tirado toma lugar cada enero y ofrece de todo, desde ópera hasta salsa. La fiesta se extiende desde el hermoso teatro de la catedral hasta las calles empedradas. Los músicos ofrecen su arte alrededor del pueblo desde lindas o, simplemente, entretienen a su público en las esquinas.

Uno de los eventos más divertidos es seguir a un burro cargado de vino que se pasea por todo el pueblo, acompañado por una cadena de fiesteros que lo alcanzan de vez en cuando para rellenar sus copas. Es un grupo sorprendentemente tranquilo y amigable si se toma en consideración la cantidad de vino que fluye y la presencia de un burro. Los mejores músicos de México se dan cita en Álamos para este festival, y el pueblo entero toma parte. Las calles se llenan de puestos con artesanías y los vendedores de comida callejera hacen su agosto. Todos la pasan muy bien. Si quieres venir tú también a divertirte en el festival, aconsejamos separar una habitación temprano porque todo se llena.

En febrero toma lugar una exhibición de plata muy reconocida en la Hacienda de los santos. Maestros plateros de alrededor del mundo se dan cita aquí para exhibir y vender su arte.

Si deseas explorar lo que se encuentra tras las altas paredes que esconden las casonas donde residen los extranjeros y los residentes locales, puedes hacerlo los fines de semana cuando se ofrecen tours de las casas y los jardines. Los arreglos para disfrutar del tour se hacen en la oficina que se encuentra en la calle principal del pueblo.

El área también es muy reconocida entre los que avistan aves por la increíble cantidad de plumíferos que aquí se encuentran. El Pedregal puede ayudarte a organizar una emocionante expedición.

 

Alamos para Pilotos

Hacienda de Los Santos es el cielo en la tierra para los pilotos

La Hacienda de Los Santos es muy popular entre los pilotos por una muy buena razón. Tiene su propio hangar en el aeropuerto de Álamos, en donde caben de 12 a 14 avionetas. La capacidad de la rampa es de unas 50 naves. Los Federales tienen un puesto de seguridad justo afuera de las puertas del hangar, haciéndolo un lugar en extremo seguro donde dejar tu nave.

El aeropuerto en sí es excelente y moderno, con una pista pavimentada de 5,000 pies de largo, legal para aviones hasta del tamaño de un Falcon 20 o Lear 45. La torre de control utiliza la frecuencia “Unicom” para los aviones entrantes. Este es el hogar del Club Pilotos (www.clubpilotos.com), encabezado por Jim Swickard. El hotel organiza eventos para pilotos de alrededor del mundo tres veces al año, una ocasión muy popular con muchos clientes repetidores.

¡Diversión en la Hacienda!

Film Festival Fantastico

                                                                   www.festivaldecinealamos.org